Este blog, sus operarios y autores del contenido están bajo la Proteccion del Artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

Paradojas

Muchas veces puteo a Jose Pablo Feinmann, pero esta vez resume y me sumo.
Muchas cosas pasaron, hace rato no escribo.
Enamorada y feliz de Cristina, por Cristina y la Patria.
Apesadumbrada y triste por la ausencia de Nestor a un año de su expulsión y el ingreso al equipo celestial que nos cuida junto al Pocho y Eva desde el cielo.
Gracias Néstor, Gracias Cristina.
El compañero Mariotto siempre cuenta la anécdota de Juan Esteban al que le robaron los termos en los ´80 cree que cuando vuelva Perón, las cosas van a volver a estar bien.
Ahora cantamos gritando "Y los libres del mundo responden: al gran pueblo Argentino, Salud!" y "Ohhh juremos con gloria morir, ohh juremos con gloria morir!!" con orgullo y la mirada en alto.

"Creer, he allí toda la magia de la vida" R.S.O

Tenemos cada vez menos frío y tenemos País y Patria gracias a Uds
Abrazo.
Los queremos.

Qué lo parió!

Clarín, eshtash nervioshoooo????

Domingo 10 de abril de 2011. Eleccshhhioneshh en Shalta. En el grupejo eshtan todosh nervioshoshhh shino miren:



y miren eshto!!!
(abajito, en el último rectángulo) GRACIAS NÉSTOR! (en serio estan nerviosos!) Qué lo parió!!!

Emparejemos y largamos!

"No debe andar la vida, recién nacida, a precio, la niñez arriesgada a una estrecha ganancia porque entonces las manos son inútiles fardos y el corazón, apenas, una mala palabra." Canción para un niño en la calle. Armando Tejada Gómez

A veces las esperas forzadas sirven para algo, hoy esperar me hizo recordar un montón de cosas y me hizo emocionar.


Me llaman al celu -yo iba camino al trabajo- y me piden que le lleve unos pesos a una persona, como encima no tenía mas que chirolas y acostumbrada al débito, necesariamente tuve que pasar por el cajero de un banco. Había mucha gente haciendo cola, siempre hay gente, no hay vez que no pase y no haya muchas personas esperando para hacer algún trámite, y pensar que hace exactamente 10 años había también mucha gente haciendo cola pero en esa ocasión, la gente hacía cola para golpear a las puertas de las entidades, cacerolear porque se habían quedado con la plata -existía el corralito- y había desmayos y mala sangre y malestar y llantos...


Pensar que hace 20 años se instaló la famosa Ley de Convertibilidad, la de $1=U$s1, que fué lo que llevó luego al corralito y a la angustia de muchos, casi todos, en ese 2001. En esto pensaba mientras observaba el fastidio de la gente hoy a la mañana por tener que esperar a ser atendida o para usar el cajero automático, pero hay una diferencia sustancial en ese fastidio. Cuanta gente en el banco pensaba yo, eso debe ser un indicador de la actividad económica deducía, mientras miraba como se iba alargando la cola a medida que pasaban los minutos.


De repente, aparece Eco y evita que Narciso quien en el mito indefectiblemente muere ahogado, sucumba a sus solitarios pensamientos. Eco en este caso, en el sur del conurbano, en el segundo cordón, en Ezeiza, era la voz de una mujer de mediana edad -no muchísimo más grande que yo- quien con uno de sus brazos sostenía el brazo de otra mucho mayor, tal vez su madre y que llamaba suavemente a su hijito chiquito que se empeñaba en juntar colillas de cigarrillos del piso y regalárselos a su mamá. Se notaba era un trío humilde, muy humilde pero tan, pero tan bien trazados los tres! Limpios y prolijos y de buenas maneras. Los ojitos del nene tenían esa luz que tienen los nenes chiquitos y las mujeres ojos serenos...

Había dicho antes que la mujer que parecía ser la hija y madre tenía un brazo ocupado, en el otro brazo, en la mano sujetaba un par de tarjetas y de un vistazo -cada tanto yo miraba el cuadro- alcancé a ver que las tarjetas tenían la sigla de ANSES.

Hace un año y un mes publicaba una entrada en este mismo blog en donde las lágrimas eran de impotencia y enojo recordando aquello que nos dejó en herencia la dictadura militar. La Asignación Universal por Hijo tiene casi un año y medio de existencia y los "indicadores" del bienestar social (pobreza, indigencia, desigualdad y vulnerabilidad relativa) han experimentado una notable mejoría: la indigencia se redujo entre un 55 y 70%, la desigualdad se redujo un 30% y los grupos vulnerables (niños, madres solteras y familias numerosas) tienen una probabilidad relativa menor de vulnerabilidad como nunca antes. La matrícula escolar aumentó un 25% y el consumo de alimentos protéicos, lácteos y de fibras aumentó también considerablemente en los niveles socioeconómicos más bajos.
El programa de Jubilaciones permitió que las personas que durante su período económicamente activo no pudieron justificar -por haber trabajado en la informalidad o los excluídos del sistema- sus haberes, se jubilaran y hayan percibido a lo largo de estos años 18 aumentos consecutivos y que se haya sancionado una ley que ajuste anualmente esos ingresos comprometiendo a todas las gestiones venideras a considerar los aumentos salariales de los pasivos.
La AUH este año se hará extensiva a las mujeres embarazadas... El año pasado los partidos que conforman la OPOSICIÓN A TODO quisieron aprobar el famoso 80% móvil para los jubilados, trantando de "crispar" a la sociedad en contra de su gobierno al tener este que vetar esa Ley. Intentaron en realidad vaciar los recursos del Estado con los que se pagan la AUH y las jubilaciones y las netbooks que se entregan a los chicos de las escuelas públicas y los préstamos que el Estado realiza a privados obteniendo las ganancias de los intereses que cobra por ello, etc.

Entonces me acordé de la canción a la que pertenecen las estrofas que encabezan este escrito y me acordé que el General Juan Domingo Perón decía que "La única verdad es la realidad" y pensé en la calcomanía que tiene el parabrisas de mi auto que tiene la figura de Cristina Fernández y el 2011 con los ojos de Néstor. Falta mucho, la presidenta siempre dice que falta mucho, muchísimo pero que este es el camino. Yo miro al nene de nuevo con esos ojitos que me miran con vergüenza y me acuerdo de mi hijita en casa y se me pianta el lagrimón!

Qué lo parió...

Duda...

Es casi existencial lo mío...
Este no es el mismo señor que cuando asumió la Presidencia provisoria de la Nación en su discurso frente a la Asamblea Legislativa dijo: "... el que depositó dólares, recibirá dólares..." en ocasión de la pesificación asimétrica???

Qué lo parió!