Este blog, sus operarios y autores del contenido están bajo la Proteccion del Artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

La muchacha del 17


Su nombre me llegó
como un tumulto.
Era casi un niño y militaba.
Su nombre me estallo detrás de la aurora

Era de madrugada en Buenos Aires,
el calor nos golpeaba y la pasión preparaba su incendio.
Iba a darse el día,
Fruta embarazado, de pie y para siempre.
Íbamos a inventarlo todo.

La muchedumbre,
aquella muchacha en el deseo,
el coronel para siempre.

Contarles a los otros,
Durante mi vida
Como fue, lo que fue, en la eternidad.
Iba a darse el día y sería 17
y no sabíamos nada.

Ella me llego desde la lucha.

Ella, con sus ojos banderas
y su piel de alondra.
Ella, cantaba Como una llamarada
hasta herir el espacio.

Me llegó desde la sangre, con la muerte Passaponti,
esa mutilada adolescencia que soñaba.

Me llegó desde el aire y el Canto,
desde la bronca y la herida,
desde la vida y la muerte,
desde la eterna ternura revolucionaria,
tan llena de amor,
tan llena de guitarras,
de palomas y vidalas,

de viejas haraposas,de viejos, imposible dormir en la calle.

Me llegó invicta, memorial y victoriosa. Me llego sin saberlo,
era la historia
y uno participó como si nada.

Me llegó como todo,
en el tumulto de la calle yen medio de la lucha.
linda y total, vestida de estrellas,
de violines en su rostro.
Vital de odios,
porque amaba, tanto y tanto a su pueblo.
Me llegó con sus soles,
sus gestos, sus todos.
Nunca la pureza tuvo mas identidad, que en su bello nombre.

Su ternura sigue creciendo
y contiene la misma rebeldía.

Ella, la invicta, muchacha del 17,fue después eternamente nuestra,
aún flamea en la multitud
y sigue cantando
como una llamarada.


Alfredo Carlino.